Sobre Mi

Adriana Ponce

¿Quién soy?

Nací un 29 de marzo de 1967 en la hermosa provincia de Jujuy, Argentina. Criada en esta tierra llena de colores y tradiciones, he encontrado inspiración en cada rincón de este lugar que llamo hogar.

Mi viaje por la vida ha sido enriquecido por el papel más importante que desempeño: ser madre. Cande y Nahuel, mis dos jóvenes y amorosos hijos, son mi mayor fuente de alegría y motivación. Cada paso que doy, tanto en mi crecimiento personal como profesional, es respaldado con su apoyo incondicional y amoroso.

Desde la educación hasta la escritura, mi vida ha sido una combinación de pasiones que se entrelazan armoniosamente. Cada decisión que tomo en mi camino está guiada por el deseo de aprender, crecer y brindar un impacto positivo en las vidas de aquellos que me rodean.

Vida profesional

Pedagoga especializada en Psicopedagogía y autora de la novela “Amor Confinado”. Mi vida profesional abarca la educación, la escritura y el desarrollo humano.

En el Centro Polivalente de Arte, asesoro equipos directivos para impulsar enfoques educativos innovadores. Además, como docente de Psicología Evolutiva, comparto conocimientos sobre el crecimiento humano.

Mi pasión por el aprendizaje y las emociones humanas me inspira a explorar nuevas formas de educación y a plasmar experiencias en palabras.

Colaboradores

Best Author Award 2016

Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas aspernatur aut odit aut fugit

World's #1 Best-selling Book 2014

Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas aspernatur aut odit aut fugit

NYT Best-selling Author 2013

Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas aspernatur aut odit aut fugit

"En el aula de la vida, cada desafío es un ejercicio para fortalecer nuestra resiliencia y cada logro es una nota en la sinfonía de nuestro crecimiento"

Adriana Ponce

@adrinponce

Mis amigos y conocidos

Quiero expresar mi profundo agradecimiento a todos mis amigos y conocidos que han tomado el tiempo para leer mi libro “Amor Confinado”. Vuestra apertura y apoyo significan el mundo para mí. Cada palabra compartida, cada discusión inspirada por la historia, es un recordatorio poderoso de la belleza de la conexión humana.

Es maravilloso saber que seguimos conectados incluso a través de las páginas de un libro. Vuestras reflexiones y comentarios han enriquecido mi perspectiva y han agregado capas más profundas a esta experiencia literaria.

El viaje de la escritura puede ser solitario, pero al tener amigos y conocidos tan especiales que continúan a mi lado, siento un vínculo duradero que trasciende las palabras. Gracias por ser parte de este camino y por compartirlo conmigo.